Trocar este dolor por una pequeña cosquilla. Por una caricia, por un destello tibio, en vez de la electricidad que duele.

Cambio este cuerpo adolorido, por la posibilidad de saltar el inefable placer.

Anuncios

2 Respuestas a “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s