No lugares: La micro…

¿Qué es una micro? Pues así se denominan en este lugar de la tierra esos buses de transporte colectivo. No son de dos pisos como los de las Inglaterras, ni tienen colores pintorescos como los que se han visto en otros lados. Debido a que en Chile está cambiando el sistema de transportte público han aparecido de colores según el sector donde circularán… pero el cambio del sistema es tan misterioso como el triángulo de las Bermudas o las psicofonías del Cáucaso. Nadie sabe a ciencia cierta qué pasará cuando se ponga en vigencia el sistema nuevo. Sólo sabemos que no pasarán las mismas de antes.

Pero yo no me pondré a reclamar por el Transantiago. (así se llama el nuevo plan). Creo que es lo más justo en relación a las características no topológicas de la micro. La micro es un espacio que no tiene las mismas lógicas de la geografía externa. Es un lugar de paso, porque la mayoría dice.. “voy en la micro” nadie “está en la micro” ni “es en la micro”. Tránsito, puro tránsito. Lo efímero ahí metáfora con olor a grasa y ruido de mil demonios haciendo trabajar el motor.

Es un espacio donde las leyes de la naturaleza se anulan frente a la voluntad del chofer. No vale eso de que “dos cuerpos no pueden ocupar el mismo espacio al mismo tiempo” porque todo chofer siempre insiste que “atrás hay espacio” y atrás no hay espacio. Hay otros cuerpos. Asimismo, el querer subir o bajar al vehículo en cuestión no depende de leyes de la oferta y demanda o de servicio al cliente o todos esos principios que se jactan los expertos en marketing, bussiness o microeconomía. No. El chofer tiene el poder de darte existencia y visibilidad para subir o para bajar. Lo mismo pasa con la dimensión tiempo. Recorrer la misma distancia, en igual vehículo con las supuestas iguales restricciones de velocidad por ley, no es lo mismo. Y así yo he recorrido el camino de mi casa a la universidad en 15 minutos y en una hora… y no por una cuestión de tránsito, ni atochamientos. Por angustias propias del chofer nada más.

Esa suspensión de las leyes del mercado han dado origen al mercado de micro. y es que con un recorido lo suficientemente largo usted podrá adquirir: calendarios de bolsillo, agujas, alfileres, revistas de pasatiempos, vitamina C, óxido de Zinc para los hongos de los pies, lápices de colores, libros de colorear, artículos para realizar trabajos escolares, enciclopedias de cocina o de medicina natural, estampas religiosas, monederos, carteras, calcetines, pinches para el pelo, muñequeras. Sin contar los alimentos que puede conseguir los cuales van desde helados hasta churros (también helados, por lo demás)

La no delimitación en movimiento. En tránsito. Alteraciones al cronotopo.

Lo que hace que sea un buen lugar para no -existir.

Para quien quiera hacerse idea estética o quiera atesorar imágenes que ya se van…  Proyecto Fondart: Micros, al final del recorrido.

Anuncios

3 Respuestas a “No lugares: La micro…

  1. Prefiero el sistema antiguo… El Transantiago no se me hace muy cómodo es más ya me he caído dos veces por frenadas bruscas… Me carga, no me gusta y además los colores son chillones. 😦

  2. Pues si, acá en México DF existen esos no-lugares llamados microbuses, parecen barcos piratas capitaneados por el peor navegante que pueda existir.
    Una propuesta para un no-lugar digna de análisis, son las salas de espera, las filas de espera..
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s