Terapia electroshock para el olvido. Caso realismo mágico

“Ojalá te dé amnesia”

Famoso pensador abudabeño. Principios del tiempo.

No… si lo que pasa es que yo he tenido muy mala suerte con los hombres. En realidad todos me han amado bien. Todo ha terminado trágicamente porque debo tener un sino aciago. Ninguno me fue infiel, ninguno me hastió y ninguno me ha abandonado nunca. Lo que pasa es que llegado un momento desaparecen de las maneras más extrañas.

Por ejemplo Gonzalo. Podría recordar hasta los sonidos ambiente de esa noche del 27 de febrero, cuando entró al baño del departamento y de repente un hombre grande, verde y de otro planeta se lo llevó. Nada que decir sino limpiar el departamento de tanta baba y de los ceniceros con colillas que habían en la pieza. Al otro día recibí un mensaje de él en mi teléfono, pero ya hablaba otro idioma. Una galimatía intraducible, prueba fehaciente de que ya no estaba en este sistema solar y quizás en qué lugar del universo se encontraba.

Con Rubén no fueron los extraterrestres, sino las hormigas. Comimos sushi, le escribí una bella carta agradeciéndole los minutos y las horas juntos. Nos tendimos en su cama y haciendo el amor como de costumbre de repente entraron las hormigas. Una, dos,  quinientas cuarenta y cinco y luego milones. Se lo llevaron. Supongo que al Amazonas porque no podría imaginar esta ciudad con tanta hormiga. Y tan grandes.

Pero lo mío no es mío. Es de familia. Imagínate que mi hermano Claudio tenía un gran romance. De antología. Con letras y noches llenas de ansiedad y sudores. Un día salieron  caminar por Santiago y de tanto calor Jose se evaporó. Así, de un dos por tres. Solo emitió un sonido chiquito, como un maullido.

Por eso a nosotros no nos gustan las hormigas, ni los archivos secretos X y a los gatos los cuidamos a ver si nos dan una pista del imperfeuto desaparecido.

(Obviamente ni los nombres ni las circunstancias han sido cambiadas. Allá ustedes si no creen la tragedia del final.)

PS: Hermano, he aquí tu regalo de navidad. Ya que no tengo dinero ni encomienda… un cuento para tí. Un cuento de olvido.

Miau.

Anuncios

5 Respuestas a “Terapia electroshock para el olvido. Caso realismo mágico

  1. Ya me puse a llorar de nuevo
    GRACIAS
    MIL MILLONES DE GRACIAS
    Siempre supe q las cosas habían sido así
    pero las palabras no me salían
    no se hurdían no se cristalizaban
    Sabia q Jose es Jose y que algo extraño y magia
    habia causado que TANTO amor se fuera asi asi asi
    claro
    el calor
    el vapor
    y el tiempo
    mientras en alcalá me conjelo
    te juro q trato de soltar
    aunque algunas veces
    la angustia y las las lagrimas
    me traiciones
    mi suelta

    GRACIAS
    FELIZ NAVIDAD
    te amo como solo te podría amar a ti
    😉

  2. Pues Carola : yo no sé si me dará o no amnesia… ¡puede!… pero quien no te va a olvidar es mi sitio, ¡porque te he enlazado!… para no tener que estar buscando tus poemas por los directorios y esas cosas !!…

  3. Se van.. adonde van??

    Ni idea.. solo se ven en aprietos y se van. Quizas solo les catalizas el crecimiento o el miedo o que se yo… solo se que parecen conejitos arrancando y dando excusas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s