ángeles vienen por mí… resurrecto…

Como dice gente por ahí… los caminos evolutivos son personales. Quizás me toca crecer desde el dolor.  Pero hay una cosa cierta. se florece con la poesía , con la música, con la fotografía, con la palabra… Sí, estoy en la fragilidad de fin de ciclo. En medio del arcano XX, del juicio:  con los demonios y los muertos dando vueltas en la pieza, en la cabeza, en el alma. Sí, duele. Sí a jirones…

Y entonces… en medio del apocalipsis, me da por cantar como sacerdotisa y patrona de la rueda que gira:

Ángeles y predicadores (Charly García, del disco Tango, 1985)

Un ángel cuida tu guarida, tu canción
Un ángel cuida tu suicida corazón.
Usando su nombre, hiriendo la piel
no creo que lo puedas detener.
Por eso, déjalo ir.
Un ángel no tiene precio, no se puede comprar.
Usando su nombre, hiriendo su piel
no creo que lo puedas detener
por eso déjalo ir.
Hombre sin ángel, qué vas a hacer
correrlo en la calle, casarte con él?
Por eso déjalo ir.
Un ángel no tiene lugar,
no tiene precio, no se puede comprar.
Un ángel te puede tomar,
tomar el cielo, y en el cielo bailar.
 Y en esta danza macabra y vertiginosa recuerdo que hasta los demonios son ángeles caídos… ninguno tiene precio

y todos, bailan conmigo.

 Más fotos de mis viajes necropictóricos…

Anuncios

2 Respuestas a “ángeles vienen por mí… resurrecto…

  1. Son personales los caminos del crecer. Sin embargo, a veces nos sorprendemos posando el pie sobre una huella. Puede ser un verso, una escultura o cualquier cosa que nos revele que otro prójimo se paseó por donde vamos. Por supuesto, esto no niega en ningún momento que cada experiencia sea única, pero nos familiariza con el lugar común de las emociones y nos hace más comprensivos, más considerados, más humildes más compasivos o, lo que es igual, más fraternales.

    Los demonios dan vuelta en el alma, haciendo confetti con el músculo cardíaco. ¿Cómo no va a doler? Si hasta los pedazos pulsan ayes… Pero pasa. Y uno crece. No es fácil. Toma tiempo. Pero es vivir y aunque parezca una ironía, la vida es bella. Aun con dolor. Es bello existir, es bello tener facultades aún para la pena. Porque nada es absoluto ni para siempre, sólo la esencia. Y cerca de la noche, está el amanecer.

    Saludos,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s