¿Fin de semana? … largo…

A pesar de que nunca es demasiado. nunca.  Y en afán intimista cronístico dejo reporte de fin de semana.

Primer problema… debido a mis horarios no sé cuando empezó el fin de semana y qué hago trabajando entremedio de un fin de semana. Quizás ya no tengo fin de semana. Primer cuestionamiento. Leo a Prigogine y en  su texto también cuestiona al tiempo como una invención humana. En realidad, justamente eso.  Por tanto este balance le lleva semana fin de semana junto, estableciendo que fin de semana será todo lo que no se trabaja (sea lunes martes o día sin tiempo) y semana lo contrario.

Imagino que este elemento revolucionario podría dar origen a una nueva civilización, pero no soportaría la fama de semejante cosa.  Así que olvidémoslo.

Clases, no clases, asado en clases de día sábado. Clase que empieza en  curriculum y terina en necesidad del encuentro. Encuentro con los estudiantes más allá de la pizarra y el plumón. En otro tiempo, en otro espacio, pruebas en blanco, negación del desafío, negación de la universidad, negación de  mí. Me niego y quizás de tanto negar solo quede el partir.

Música electrónica, un guitarreo pendiente.

cumpleaños con olor a baby shower. Conversaciones “normales”: la dieta, la compra del depto en verde, el perro, la pega, el mino. Resultado: Un bostezo eterno y la idea de que la normalidad es un  estado de estupidez provocado por la falta de acción en la sangre  y de buenas lecturas en la infancia. Tengo treinta años y aun no me acostumbro a las conversaciones de treinta años. Una vidriera imaginaria, la necesidad de mostrar de  decir, de comparar. Nuevamente la competencia. Y una que en la inconsciencia no engancha con nada.

Contraste con la sensación de encuentro del viernes. Encuentro y testigo privilegiado del florecer y girar de la vida de mi amigo y compañero de camino interdicto, almuerzo en plena calle reconociéndonos. Sin postre pero con conciencia de lo delicioso y dulce que es ser. Y lo paralizante que son los miedos a verse, a mirarse, a potencializarse y ser sólo una eterna posibilidad. Recordar lo importante que es el girar de la rueda. El cambiar de ciclo, el viajar.

Viaje que no es línea sino espiral. el Búmerang en la ciudad, todo vuelve y nunca siendo el/lo/la mismo(a) nos vamos espiraleando entonces….

El jueves me corto el pelo. y ni un dolor ahí. TEngo canas hermosas

y me han dicho maestra

¿qué más decir?

Anuncios

5 Respuestas a “¿Fin de semana? … largo…

  1. Hola… soy el claudio y me da flojera cambiar los datos…

    Maestra
    me gusta q te nominen asi
    siempre has sido mi maestra
    y me gusta que te nominen asi
    porque lo nominado existe…

    en fin…
    fin de semana raro
    supongo que nuestra vida es rara
    por eso todo es tan maravilloso.

  2. En tu inventario del “Fin de Semana” te olvidaste que cuentas o relatas las cosas muy bien -pedagogía y didáctica del decir-
    que escribes muy bien.

    ¿ Te molestaría que te diga que eres además una “maestra de la escritura”?. Lo haces muy bien !!.

    Que vas a hacer… esa es mi opinión. Nunca te la comuniqué antes, porque no me contestas…

    Víctor
    PD. Te menciono en mi página, pero no mucho. Temo ofenderte…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s