Navidad.

Santiago calor y brillitos en verde rojo. Entré a alguna multitienda que decía tener liquidacion en artículos de navidad y les pedí un pesebre. Habían renos, monos de nieve, viejos pascueros, y un montón de copos de nieve con pedrería. Pero pesebres, así como lo que se dice un pesebre… no.
Yo quiero un pesebre. No quiero un árbol. No es que no me guste la cosa céltica del árbol de la abundancia, pero para eso estará la celebración del solsticio. Yo ahora quiero un pesebre. Porque al parecer de eso se trata, o de eso se trataba.
viendo a la gente en esta ciudad parece fiesta de la hormiga hiperventilada con cupo extra en la tarjeta de crédito.
Un paso al lado.
Y sigo buscando mi pesebre.

Anuncios

Una respuesta a “Navidad.

  1. un poco tarde llegó su petición a este polo donde las brujas hacen pesebres. Un buen trabajo demanda al menos dos meses. Este año sólo hice uno para mi madre y otro infantil para mis sobrinos.
    Recuérdeme el 2009, por septiembre, para que alcance a tener su pesebre no chino al comenzar diciembre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s