Lo que viene…

Todo esto tiene que ver con la posibilidad. La posibilidad. Esas que podríamos alcanzar o lo que podríamos dejar de hacer. Lo que pasaría. Lo condicional, aún sin atisbar las condiciones. Lo que viene y trae el eterno fluens universal. Lo que llegará sin que lo pidamos, lo que llegará después de haberlo pedido, lo que llegará y entenderemos lo que tenía que hacer en la vida después que se haya ido. Debe ser eso lo que emociona de un año nuevo.  Petardos, luces, comida y alcohol en proporciones variables, a ver si algo hacemos para remover la posibilidad y nos hacemos más o menos posibles según sea el caso.

Por eso los propósitos. a ver si dejamos marcas léxicas en el cronotopo que no llega y que vendrá.

Pero no tengo marcas como lanzas para cabalgar en el lomo de esa bestia. Quiero hacer lo mismo que el año que pasó. Pero mejor

o más. Que es lo que queda, lo justo, lo necesario, lo importante y a veces… solo a veces, lo urgente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s