La muerte inquieta

En una sola mañana dos avisos de muerte.

La gente se muere, es cierto. No habría nadamás incómodo que la eternidad. Ser inmortal, durar para siempre. Ver los errores circulares de la gente y los propios. La gente se muere es cierto.

Debemos morirnos.

Y sin embargo, algún temblor pasa por la espalda.

¿Qué salto es ese?

¿Qué se hace para el buen morir?

¿Te mira la eternidad a los ojos mientras saltas al vacío?

Es todo un misterio. Quizás todo se acabe en ese instante. Dicen que Dios también se puede llamar vacío.

Pienso en eso, y el frío del invierno me recuerda que es una joda la vida adulta. Se empiezan a morir las compañeras. Todo es más frágil.

un café, entibiar el alma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s