Como si fuera una OST

Ayer leía acerca de de Norah Lange, Borges y Girondo. Luego a Borges. De pronto el texto que te lee. Y como si fuera una OST descubrí que cada relación de pareja está dentro de una novela. Se vive en un túnel del tiempo, universos paralelos. Un paso en la a-realidad o en la realidad otra.

Con Juan es Caicedo o Cortázar. Mate, Escenario como Cartagena o Valparaíso. Medio llueve. Estufa. Como si fuéramos una historia mínima dentro de un texto como Rayuela. Mar-Gi-nal.

Con Gonzalo debimos haber sido un libro de Kerouac o incluso Burroughs. En cualquier caso, es narrativa norteamericana. Urbana con sentido del vacío, desencuentro con la intensidad del yonki, humo, alcohol y café. Amanecer en Torres San Borja. Corte.

Borges también está presente. Lento, pausado, de biblioteca. Palabras. Más café. Más humo. El mundo allá afuera. El mundo dentro. Laberintos y minotauros.  Un mito. Dos mitos. La calle. Las leyendas desnudándose en medio de las paredes. El mito del viaje y el mundo ancho, ajeno y por supuesto, todo ahí.

Hoy entre coplas y décimas. Atahualpa Campoamor y esta nostalgia de domingos por llover como dicen ahí. Es todo cotidiano, no hay narrativa? o es que la realidad y la historia supera toda ficción? Seré más real hoy? quiero serlo? quería serlo?

Soy lenguaje subyecto. Larva fonética.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s