Escribo aquí porque el alarido conciente es necesario para no dormir.

La tachuela en el zapato.

Quizás alguien lo lea y se lleve mi alarido. Mi alarido viajará. Viajará más allá de lo que yo haya ido (lo que es muy fácil que suceda por lo demás)

Ahí donde esté se espantará de nuevas cosas.

Abrirá su boca, espasmará su gargantuélica existencia…

y volverá a mí, para que lo acune suavemente.

(finalmente es mi espanto)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s