Volver al centro

Han sido días muy raros. Como para decir esa frase que me mató de Amores Perros. “¿Quieres hacer reír a Dios? Pues cuéntale tus planes”. Aquellas cosas que delineé en algún momento se diluyeron. Se desvanecieron. Como todo lo sólido en el aire.

Y bueno, “cuando el mundo tira para abajo, es mejor no estar atado a nada”. Entonces ¿qué hacer? practicar el desapego. Esperar las señales de los tiempos. Aumentar el entrenamiento en Hermenéutica divina. Ejercitar la paciencia. Buscar respuestas en todos lados (incluyendo aplicaciones de facebook) Replegarse. HAcerse una con el devenir. Resistir “erguida frente a todo” . Echar de menos las lecturas de tarot de Claudio. Mirar de reojo el espejo. Considerar que es parte de que la vida sea “una caja de bombones” .

Esperar que baje yoda de algún árbol y me entrene en el arte jedi. Mirar impávida a la gente mientras es humana tan humana asquerosamente humana. reconocerse con ese mismo asco. Seguir gente en twitter y leer sus mensajes como galletas de la fortuna. Envidiar a los simples. Hacerme simple y envidiable. Cansar el cuerpo. Vaciar la mente.

Chi.

Ese es el punto.

 

Anuncios

2 Respuestas a “Volver al centro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s