Acrisolarse

Acrisolarse de a poco. Nada de evoluciones cuánticas. Acrisolarse con el fuego del invierno. Acrisolarse con los hielos eternos, esos mismos que alguna vez fueron testigos de la inmortalidad que murió de repente. Acrisolarse poniendo el cuerpo, para que duela, pique, se enfríe. Que se tense, que trabaje, que se agarrote.

Pero acrisolándose. En medio del pecho una pupa puja por ser mariposa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s