delicatessen

Abrió su boca y salieron miles de palabras. Entre las letras de sus escritos se desmigajaron mis pies cansados y le brotaron alas. Abrió su boca, abierta y su lengua conjuró poemas. “el más bruto de los santos” dixit. Abrió su boca, desplegó sus versos, me ató a la cruz, me azotó con la rima que no suena, puso la piedra de sepulcro con silencios intersticiales y se enrolló en el hueco de una explosión estallando el hueco que tengo por corazón.

Abrió la boca, apareció el abismo y me devoró en medio de la luz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s