rebeldía

Me rebelo de los signos, porfío , porfío, porfío y me desgasto al golpearme en las paredes. Abro la boca y una tos extraña, un carraspeo, una bola de pelos de gato me recuerda rituales de exorcismo de pena que hace años rasgaron la garganta. Vomito de pena, devuelvo el vacío, me limpio con el dorso de la mano, apoyo la frente en los azulejos más cercanos, siento el frío en la piel, me acuesto en posición fetal en el piso, veo si sale una lágrima por la orilla del ojo, pero no.

Sólo me atoro con palabras muertas, con cadáveres lingüísticos, con mentiras disecadas, con olores prestados, con espacios intersticiales de luminosidad dudosa.

Y aunque duela, hay que salir de este conocido lugar.

 

Anuncios

Una respuesta a “rebeldía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s