rebeldía

Me rebelo de los signos, porfío , porfío, porfío y me desgasto al golpearme en las paredes. Abro la boca y una tos extraña, un carraspeo, una bola de pelos de gato me recuerda rituales de exorcismo de pena que hace años rasgaron la garganta. Vomito de pena, devuelvo el vacío, me limpio con el dorso de la mano, apoyo la frente en los azulejos más cercanos, siento el frío en la piel, me acuesto en posición fetal en el piso, veo si sale una lágrima por la orilla del ojo, pero no.

Sólo me atoro con palabras muertas, con cadáveres lingüísticos, con mentiras disecadas, con olores prestados, con espacios intersticiales de luminosidad dudosa.

Y aunque duela, hay que salir de este conocido lugar.

 

Anuncios

Amanece en la ruta…

Y tal como la cancioncilla aquella, yo tengo nostalgia de viaje y de partida sobre la piel.

Incluyendo los viajes inventados, los que nunca hicimos, los que no atreviste a hacer. Tengo nostalgia de todo lo que tuve en esos viajes. Los paisajes del desierto. El abrazo en la noche antes de dormir, el volar en el auto sobre el abismo. Bucear y recibir la bendición de las mantarayas. Buscar la luz del cielo en medio de la selva, adivinar los jaguares en medio de las sombras de la vegetación. Esparcirme como cenizas en Tikal.

Construyo un mundo en la pared del frente…

2335

El tirón en la nuca cuando escucho tu voz imaginada derramándose en el cuello que está bajo tu mano

-inexistente en el espacio universo de millones de puntos-

Un disparo adrenalínico enlentecido durante horas, días, semanas.

El tirón en medio de los ojos, la imagen a futuro, el antifaz sin plumas, el espacio posible, la palabra probable, la insinuación de la caricia, el etéreo espacio donde no estarás.

Como si no hubiera nada más que hacer te busco una y otra vez, debajo de mis silencios, de esas confesiones que no se hacen ni a la propia sombra, a lo que cubro en medio de la transparencia.

fin de lo probable, comienzo de lo imposible.

 

vibración monocorde (sin compresor, con delay)

Música, vibración, mantra. Todo debiese resumirse en eso. Un(a) dios(a) trabajando en sí mismo mientras de su boca sale otro mundo y otro universo. Claro, el mantra. Eso debe ser el mantra, el empujón que hace dar vueltas un engranaje tras otro, todo calza, nada es casual, todo es causal y todo se vuelve armonía otra vez, otra vez más. Pulpejos, la palabra pulpejo. La palabra que gira, da vueltas, tarabustea.Eso. Tarabustear, transverberar, transmutar, tornar. El problema es la T el arco, la verdadera cruz, Odin e Ygdrassil. eso es, no otra cosa. Mudra. Eso. Torcerse hasta ser la T que debiese ser. Mantra, Ayude a la Carola a ingresar al laberinto.Start. Y no hay nadie ahí. Nacha Pop no tenía ná razón ( y que Dios lo tenga en su santo reino, fíjese usté) Start, a veces creo  tener dependencia de palabras, de palabras específicas. Ahora evito el [que] sobrellevar el texto sin ocuparlo. Evitarlo. Como dice mi abuelita: el ayuno de palabras, no caer en la tentación. O coquetear con ella. Subliminarla, solaparla. Subterfugio, como todos, como esto, como lo de más alla. Stop. Pause.

Start. Alguien dijo algo. Juan Castro en clases de gramática del peda. Y patear las hojas, correr hacia doctor Johow, salir a la plaza, completo en el dante. Su chela en el Dante. Su espacio en blanco, café en irarrázabal, pastelito de sémola. terminar en el pool. pause.game over. traigan las mayúsculas por favor.
Timming. Pause. stop, start…again? Ayude a Carola a no destruir el laberinto. Danke. circular. Como mandala. Mantra, mudra, mandala. MMMM suena. co-he-rren-te. Desde que el absudo se me cosió en la columna vertebral soy un bichito buscando coherencia. Un 2 de julio de 1986, yo, furgón escolar, cortina de la radio cooperativa, reporte. Quemaron vivos a CArmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas. Me hizo crack el terror. Queman gente, en la calle queman gente. La barbarie, la dictadura genocida. Eso, en los huesos. Crack, Y no hay más afuera. Con ojos de niña, sin filtro, El terror sin explicación racional, sin ideología posible, al desnudo, granada de invierno explotando en el jardín. y las protestas y el mismo olor a lacrimógena que hoy tiene la USACH. Eso. El hogar histórico. Los gritos de la gente. Tener que hacer memoria, memoria, recordar. Recordar incluso lo que no ha pasado. lo que ya viví y de miedo de nominarlo y hacerlo real, lo hago discurso de sueños, lo llevo  pal astral, todo será pal astral. Vacío acá. Vivo en un país donde queman gente y el asesino queda impune. 600 días y listo. vivo en un país donde quemar gente te habilita para se sostenedor de colegio. vino en un país donde una modelo gana más que todos juntos, donde el ministro de cultura es un inculto, donde una alcaldesa de la IX región es capaz de hipotecar  la sabiduria ancestral y nombrarlo lonko. Vivo en un país donde las energías bajas hacen fiesta en las esquinas, donde medicamos a los niños pero no legalizamos la marihuana. Vivo en un país donde si te acuestas con más de uno eris maraca, si no te acostai erís una pechoña y donde parece que  todo flotara de tan leve que todo es. Y debería ponerme los bototos, eso debería hacer… a ver si algo da peso, si no se desarman las calles con esta ola de marchas y todo es tan rápido y no hay espacio y no hay espacio para poder escribirlo todo, o saberlo todo o leerlo todo.
Finalmente todo suena, todo suena, es vibración, música mantra.

El loop eterno es la sensación…

Los caminos de la evolución son  misteriosos, el trepar el árbol de la vida un laberinto.Un viaje.

Un viaje donde el cielo se vuelve una esponja llena de agujeros donde se cuela la luz. Y el viento: La brisa y el vendaval.

Y había pensado que los cuarteles de invierno serían el escenario de mis días. Pero vuelvo al borde del paisaje escarpado, la montaña, el oleaje, el viento, el desierto y todo ahí mismo. En otras épocas habrían nombres tallados en la roca. Hoy solo hay naturaleza.

Yo no pedí aprender a cantar. Fue el fondo de mí, esa que no soy yo.

Pero entiendo que es lo que corresponde. La misión de la vida. El destino. Ese que se teje en la columna vertebral.

Entiendo y escucho un murmullo sordo al costado izquierdo que resuena. Y este, un dolor prestado conectado con uñas, garras y dientes en el borde del recuerdo.

 

 

invierno

Y sé que el invierno dura lo que demora en llegar la primavera parafraseando a Sabina.

Yo me apuro en tomar las agüitas, en colocar las mantas, en comprar la cama.

Desolación. Alma desolada. Pega.

Pega en la pega.Pega

Y canto desde la voluntad.