De planes …(Mientras Atwood dixit)

“Lo que ahora nos  define son los tiempos imperfectos: el pretérito imperfecto, <<como entonces>> ; el futuro imperfecto <<aún>>. Vivimos en el pequeño recuadro existente entre ambos, un espacio en el que sólo muy recientemente hemos empezado a pensar como un <<todavía>>y que en realidad no es más pequeño que el recuadro correspondiente a cualquier otra persona.” Margaret Atwood – Desorden Moral- Bruguera.

Planes.

Me gusta planear, pero más me gusta vivir. Debo aprender ese desapego también.

Planificar como un impulso al presente, no como cadena ni como condena.Que el plan no haga olvidar lo bello de la improvisación.

Que no me quede en la ensoñación del como entonces. Tampoco del mañana será distinto.Que se desplieguen las blancas velas de la sabiduría.. Solo por hoy.

Anuncios

Vilarino, Idea

De Uruguay, poesía.

 

Cuando compre un espejo para el baño…

Cuando compre un espejo para el baño
voy a verme la cara
voy a verme
pues qué otra manera hay decíme
qué otra manera de saber quién soy.
Cada vez que desprenda la cabeza
del fárrago de libros y de hojas
y que la lleve hueca atiborrada
y la deje en reposo allí un momento
la miraré a los ojos con un poco
de ansiedad de curiosidad de miedo
o sólo con cansancio con hastío
con la vieja amistad correspondiente
o atenta y seriamente mirarme
como esa extraña vez-mis once años-
y me diré mirá ahí estás
seguro
pensaré no me gusta o pensaré
que esa cara fue la única posible
y me diré esa soy yo ésa es idea
y le sonreiré dándome ánimos.

 

el espejo y al otro lado. como si fuera Alicia, pero distinta.

vacaciones

pasan los dias, se desgrana el verano y veo más lejos esas vacaciones… todo logro en pro del descanso es pequeño granito de vacación.
Hoy, escribo en pijama a las 08:40 am, cosa que la semana pasada era impensable.
pero las cosas por corregir se multiplican.
Quiero un árbol, un estero y un libro.
Nada más y nada menos…

Navidad.

Santiago calor y brillitos en verde rojo. Entré a alguna multitienda que decía tener liquidacion en artículos de navidad y les pedí un pesebre. Habían renos, monos de nieve, viejos pascueros, y un montón de copos de nieve con pedrería. Pero pesebres, así como lo que se dice un pesebre… no.
Yo quiero un pesebre. No quiero un árbol. No es que no me guste la cosa céltica del árbol de la abundancia, pero para eso estará la celebración del solsticio. Yo ahora quiero un pesebre. Porque al parecer de eso se trata, o de eso se trataba.
viendo a la gente en esta ciudad parece fiesta de la hormiga hiperventilada con cupo extra en la tarjeta de crédito.
Un paso al lado.
Y sigo buscando mi pesebre.

estrés de fin de año…

entre el cumpleaños, los problemas, el darme cuenta que frente a ciertas personas no hay límite posible, los traicionamientos, los posicionamientos, la tendinitis, las tesinas que dirijo, la crisis económica con las bolsas apocalípticas, el develamiento de los misterios de las profecías mayas en youtube y todas las delirancias que golpean mi ventana como plaga de polillas… se hace necesario el espacio para el contemplar.

y escuchar el susurro del crecimiento el jardin al sol.
en esa…